Soy uno de esos muchos, miles, y ojalá que fueran millones,  de corazones atrapados por la lucha y la sonrisa de Bradley Lowery, ese niño inglés de seis años que lleva desde los 18 meses plantándole cara a un neuroblastoma, un devastador cáncer ...
leer la noticia completa