Con su decimotercera Copa de Europa, el Real Madrid estira hasta el infinito su dominio en esta competición. Es un equipo de leyenda, genial en blanco y negro y arrebatador en estos tiempos modernos. En Kiev, el conjunto blanco ha escrito una nueva página de oro en su historia, ya de por sí única.
Estos jugadores han vuelto a demostrar que con el espíritu de equipo y el afán de superación se puede conseguir lo que casi todos consideraban imposibles: tres Champions seguidas.
Este es el mejor club de la historia. Este escudo y esta camiseta no se rinden nunca.
Este club es eterno y estos jugadores y este entrenador son legendarios.




Es un palmarés incomparable, muy superior al resto de grandes equipos. El Madrid lleva 13 Copas de Europa, pero además suma dos UEFAS, cuatro Supercopas de Europa y seis Mundiales de Clubes. Sin olvidar las 33 Ligas, las 19 Copas del Rey y las 10 Supercopas de España.

El Real Madrid es trece veces leyenda. 357 días de alzar la Duodécima al cielo de Cardiff, los de Zidane conquistaron la Decimotercera con un Bale desatado y se confirmaron como un equipo de época, con tres Champions consecutivas (2016 en Milán, 2017 en Cardiff y 2018 en Kiev), algo que ningún equipo ha logrado desde que la competición adoptó el actual modelo (1993), y cuatro en los últimos cinco años. Cuando el torneo se denominaba Copa de Europa, el Madrid de Di Stéfano ganó cinco consecutivas (1956-60), y res seguidas el Ajax (1971-73) y el Bayern (1974-16). No hay dudas de que este Madrid de Zidane entra de lleno en las páginas más doradas de la historia del club y continúa poniendo los cimientos de una dinastía dominadora en Europa.




La Copa de Europa es, sin duda, la competición del Real Madrid. Juega con la seguridad y determinación de quien camina por su casa. No en vano ha logrado el triunfo en 13 finales de 16 que ha disputado (¡un 81% de efectividad!), ganando las seis últimas que ha jugado. El de Kiev es el último gran éxito europeo de una carrera hasta ser el club con más Copas de Europa que empezó en el origen de la competición, ganando las cinco primeras ediciones. Un dominio de 1956 a 1960 culminado en el 7-3 al Eintracht de Frankfurt, con cuatro goles de Puskas y tres de Di Stéfano, obra magistral que la BBC emitió durante muchos años por Navidad... El Madrid Yé-Yé amplió la leyenda en 1966 ganando al Partizán y desde entonces llegó una sequía de 32 años, que Mijatovic puso fin en 1998 con ese gol a la Juventus que supuso la Séptima.


El paso del siglo XX al XXI dio lustre a los laureles europeos del Real Madrid, recuperando la corona continental con siete triunfos en siete finales: el mencionado de 1998 ante los bianconeri, el 3-0 al Valencia en 2000 en París (Octava), la victoria 1-2 al Bayer Leverkusen en 2002 con la volea de Zidane (Novena), el 4-1 al Atlético de Lisboa en 2014 que supuso la Décima, la victoria en los penaltis de nuevo contra el Atlético de Simeone (el encuentro acabó 1-1) en Milán (2016), el incontestable 1-4 del Madrid en Cardiff contra la Juventus en 2017 (el Madrid se quedó con la miel en los labios en 1962, 1964 y 1981 y el 3-1 contra el Liverpool en Kiev.